Lupa, sinónimo de creatividad e innovación en el corazón de Nuñez

Lupa, sinónimo de creatividad e innovación en el corazón de Nuñez

Paul Feldstein y Victoria Rabinovich dejan volar su imaginación en platos que sorprenden y mutan constantemente

5 diciembre, 2019

Sentarse a escribir sobre Lupa es un verdadero desafío porque es difícil poner en palabras esta experiencia gastronómica. Paul Feldstein y Victoria Rabinovich son las mentes brillantes detrás de este proyecto, que arrancó como un restaurante a puertas cerradas y mutó en un local minimalista de Núñez donde predominan el cemento, los azulejos y el marrón.

Este dúo explosivo dió sus primeros pasos en la cocina de Sucre y, tiempo después, decidió abandonarlo para abrir su primer Lupa a puertas cerradas. Recientemente, además, trabajaron con Lardo & Rosemary, asesorando una carta basada en cocina callejera del mundo con una vuelta de tuerca.

Paul y Vic son, sin dudas, el futuro de la gastronomía argentina y proponen una cocina que me gusta comparar a un laboratorio, en donde las combinaciones son infinitas, los límites no existen y todos los días se puede descubrir algo nuevo. Es solo cuestión de rebelarse contra lo establecido y desafiar día a día a los comensales para que puedan expandir su paladar y que una cena pueda transformarse en una experiencia memorable.

 

La carta, a simple vista, parece ser minimalista y con platos sencillos. Se pueden leer frases como “alita”, “topinambur. pera. chia”, “papa. morcilla” y “pesca. hoja. espárragos”, pero no hay que dejarse engañar porque el detrás de escena de cada plato es alucinante y deja entrever el potencial creativo que hay en la gastronomía local.

Sentarse a comer en Lupa es firmar un pacto implícito con sus creadores, en el cual está establecido que vas a probar las ideas de dos genios que combinan sabores, texturas e ingredientes que no se encuentran en ningún otro lado. Seguramente un plato te guste menos que otro, pero está bien porque aunque no sea tu favorito vas a agradecer haberlo probado. Y lo importante está en valorar el proceso creativo que hay detrás. Y una regla fundamental es no casarse con nada porque la carta puede cambiar de un día a otro.

“Depende de lo que haya en el mercado central, de lo que se les ocurra a Paul y a Vic, del feedback de los clientes. Ayer un plato salió de una manera y hoy puede salir totalmente diferente. Nunca se sabe, de eso se trata Lupa” me cuentan en el local.

Si me preguntan a mi, la cocina es sinónimo de arte. Como el artista con su cuadro, el cocinero transmite en sus platos sus experiencias, gustos y en gran parte sus locuras. No siempre tenés que entender de qué se trata, a veces con sentirlo es más que suficiente. Si lo que te transmite es positivo, te deja pensando o deja una huella, entonces el objetivo está cumplido. Lupa genera eso en mi. Algunas cosas las entiendo y otras no tanto, pero todos los platos me hacen revivir el amor que tengo por la gastronomía y valorar a las mentes que nos desafían a salir de la zona de confort. En Lupa cuanto más arriesgado, mejor.

Lupa queda en O´higgins 3424

Lunes a Sábados de 20:00 a 00:00 hs

Rservas al: 11-5038-3523